9 Apr

438985771_dd1fa35741

Por:  Alfred Gómez

Una de las enfermedades que más están aquejando a las personas de estos días es el cáncer del colón. Dicho padecimiento es una neoplasia muy agresiva que con tratamiento puede tener grandes tasas de sobrevivencia si se realiza un buen tratamiento, y una cura si esta es detectada en etapas iniciales mediante una colonoscopia.

Uno de los factores de riesgo más importantes en esta enfermedad, descubierto a través de varios estudios multinacionales, es sin duda el bajo consumo de fibra en la dieta. Por otro el alto consumo de proteínas y las bajas ingestas de vitaminas A, C y E en la dieta, son también factores de riesgo bien relacionados con dicha patología.

Por otro lado, estudios de secuenciación del DNA han encontrado alteraciones genéticas en las células malignas de esta neoplasia, sobre todo en el gen p53 encargado de las rutas de apoptosis celular. Otro de los marcadores genéticos implicados dentro de la biología molecular de esta patología es la presencia desregulada del gen APC.

Actualmente varios protocolos de detección temprana a través estudios genéticos, colonoscopias en mayores de 40 años y personas con antecedentes de poliposis adenomatosa familiar, han demostrado que la prevención es la mejor manera para evitar que los pacientes lleguen a desarrollar una enfermedad agresiva, discapacitante y sin supervivencia a 5 años.

La presencia de uno o varios pólipos en colon, es signo de riesgo de cáncer del colon, sobre todo en mayores de 40 años, motivo por el cual, la endoscopia con toma de biopsia es de vital importancia para determinar en poco tiempo si dicha neoplasia se trata simplemente de un adenoma benigno o en el peor de los casos de un carcinoma de células en anillo de sello, el cual es una de las variedades histológicas de peor pronóstico. Determinar el carácter histopatológico de dicho pólipo, dará paso a determinar el tipo de terapéutica a seguir. Si la neoplasia es un adenoma o incluso un carcinoma pero con extensión superficial, sin rebasar la capa basal de la mucosa del colon, el paciente puede considerarse curado de la enfermedad; sin embargo, si los exámenes histológicos demuestran lo contrario, la quimioterapia es sin duda uno de los pilares más fuertes para ofrecer supervivencias duraderas, sobre todos en terapias basadas en fármacos como la capecitabina y la citarabina.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: