Bocio eutiroideo

16 Apr

1857376252_b88e668a84

Por:  Alfred Gómez

El bocio es el crecimiento excesivo y poco armónico de la glándula tiroides, que se caracteriza a la vez por el funcionamiento normal de la misma.

El bocio eutiroideo es el padecimiento más frecuente que ocasiona el agrandamiento de la tiroides y, suele tener un pico de incidencia en la pubertad, en el embarazo y también en la menopausia. Algunas otras razones por las cuales se puede desarrollar dicha condición son: producción deficiente de hormonas tiroideas, la deficiencia de yodo, la ingesta excesiva de alimentos y productos bociógenos como la coliflor, los cuales contienen grandes cantidades de moléculas antitiroideas o inhibidoras de la producción de estas; asimismo, existen fármacos que pueden causar bocio eutiroideo como: el ácido aminosalicílico, el yodo en grandes cantidades y el litio.

La deficiencia de yodo es la causa más frecuente de bocio en todo el mundo y su bajo aporte provoca bocio eutiroideo por la excesiva estimulación de la hormona TSH, cuya producción descontrolada se lleva a cabo para tratar de compensar las deficiencias de hormonas tiroides que necesitan de yodo y, de esta forma evitar el hipotiroidismo por compesación. La estimulación e involución repetida de la glándula puede causar a largo plazo bocios nodulares no tóxicos, sin embargo, la verdadera causa de la enfermedad es una incógnita en la mayoría de los casos.

El diagnóstico de la enfermedad, en sus etapas iniciales, se realiza palpando un bocio blando, simétrico y liso en el cuello. Puede que el paciente tenga antecedentes de bajo consumo de yodo en la dieta o de ingestión de alimentos excesivamente bociógenos. En los estudios de imagen, la captación de yodo radiactivo en la glándula puede ser de normal a alta, con la posibilidad de encontrar la gammagrafía de tiroides sin cambios. En la etapa tardía de la enfermedad, aparecen múltiples nódulos y quistes en los estudios de imagen (ultrasonido, gammagrafía, etc.). Para descartar cualquier otro tipo de padecimiento tiroideo, como la tiroiditis de Hashimoto, el cáncer de tiroides, etc., se necesita determinar la presencia de anticuerpos tiroideos como la causa del bocio. En el bocio endémico, la hormona TSH sérica puede encontrarse elevada ligeramente, mientras que la T4 sérica puede llegar a ser normal o hallarse en el límite inferior e incluso ligeramente baja, pero la T3 tiene niveles normales o aumentados ligeramente.

En zonas con deficiencia de yodo, la ingesta de sal yodatada, la administración profiláctica de aceite yodado y los métodos de yodación de las aguas y otras medidas han resultado ser eficientes en el control de la enfermedad. De igual manera otra de las medidas que se realiza para prevenirlo es el abandono total de la ingesta de productos bociógenos. En otros casos, la excesiva producción de TSH se bloque con la supresión del eje hipotalámico-hipofisario administrando las cantidades suficiente las hormonas T3 y T4.  Es necesario saber que la levo tiroxina es contraindicada en personas ancianas con presencia de bocio nodular no tóxicos o no, debido a que son contadas las pocas ocasiones en las que estos reducen su tamaño y, se puede correr el riesgo al mismo tiempo de producirse tirotoxicosis. El tratamiento en algunas ocasiones también puede requerir tratamiento quirúrgico o la administración de I131 (yodo radiactivo) para que no impidan el proceso de respiración o el de la deglución de los alimentos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: